Facial con luz LED y estimulación linfática

Ideal para pieles maduras, sensibles y propensas al acné.

La luz LED roja promueve la producción de colágeno y ATP, lo que resulta en una piel visiblemente más completa y fisiológicamente más joven con cada tratamiento. La estimulación activa el colágeno y da resultados visibles que continúan mucho después de salir de la sesión, recomendamos un programa de sesiones bimensuales. Sus beneficios son conmutativos y continúan mucho después de que haya abandonado la sala de tratamiento.

Una vez debajo de la superficie de la piel, la luz relaja los músculos faciales, activa la regeneración celular y estimula la producción de colágeno. Para aumentar los beneficios del tratamiento con LED, nuestra esteticista utiliza técnicas de masaje que estimulan el sistema linfático facial para ayudar a al cuerpo a eliminar las toxinas que se acumulan con el tiempo en la cara, cuello y escote.

La piel propensa al acné se beneficia de la luz LED azul para profundizar en los poros y desinfectar las bacterias que causan el acné, reduce el enrojecimiento y la inflamación y previene las cicatrices del acné.

La luz LED también se utiliza para acelerar la curación de heridas y cicatrices.

Para obtener resultados óptimos, recomendamos iniciar el tratamiento con terapia de luz LED cada 7 a 10 días durante 5 a 6 sesiones para acelerar los resultados y seguir los tratamientos cada 6-8 semanas para mantenerlos.

30 min. / 55 €